Re-estructuré las comidas durante el día, y comencé a tomar más zumos en ayunas, incluyendo el famoso zumo de apio. A las dos semanas recuerdo que fui a un circuito de escalada por primera vez en mi vida y cuando llegué a casa me di cuenta que el dolor de un año había desaparecido un 80%. Allí algo hizo clíck en mi mente. 

Allí decidí aceptar la información sobre nuestra dieta, sobre desintoxicar el cuerpo de tantos contaminantes, y sobre todo de aceptar que nuestro organismo está perfectamente diseñado para prosperar comiendo muchas más frutas y vegetales (crudos) de lo que nos indican nuestros médicos o nuestra cultura. Con un zumo comenzó mi verdadero proceso de sanación.

Todos los cambios de alimentación que implementé hicieron que mi cabello y mis uñas comenzaran a crecer normalmente y con la mejor calidad que había visto en años, la piel recuperó el brillo perdido, empecé a tener más claridad mental y a recodar mejor las cosas, a tener ciclos de sueño de calidad y a tener mucha más energía sin la necesidad de tomar ningún tipo de estimulante. Además hubieron cambios increíbles en otras dolencias previas. El acné y el reflujo gástrico y dermatitis dejaron de aparecer en mi cuerpo. Lo mejor fue encontrarme viviendo sin dolor.

Cada célula dentro de mí estaba tan hambrienta y sedienta que sobrevivía constantemente en vez de prosperar

Tras un tiempo, reflexioné sobre mi propio cuerpo, que sólo trabajaba a media marcha con lo que tenía disponible. Cada célula dentro de mí estaba tan hambrienta y sedienta que sobrevivía constantemente en vez de prosperar. Actualmente, mi dieta es 100% basada en plantas, altamente antioxidante e hidratante, con muchas frutas y vegetales (crudos y cocidos). Alta en carbohidratos provenientes de las frutas, y con la medida necesaria de proteínas y grasas de origen vegetal que me permiten tener una vida activa. 

Aunque ha sido arduo el aprendizaje, con altos y bajos, estoy convencida de que he tomado el camino correcto, y siento que es el momento de compartirlo. Aquí nace ZUMOS, una revista con mucho verde. 

Además, me encanta cocinar, o mejor dicho, me encanta crear en la cocina. Lo llevo haciendo desde que era pequeña en casa de mi madre. Me encanta la belleza de las cosas y siempre le dedico un tiempo para que todo lo que ponga en un plato, vaso, jarra o cuenco se vea bonito. Para mí es una especie de meditación sanar a través de la alimentación.

Mi misión en ZUMOS es compartir contigo todo mi conocimiento y las recetas que voy transformado, para que tú puedas sanar-te, aprender-te e inspirar-te.

Espero que seas parte de esta comunidad,

Carla. 


¿Quieres ponerte en contacto conmigo?