Cinco razones por las cuales llorar con ganas

Tras haber pasado más de dos años de tratamiento contra el cáncer llega un momento donde tienes que despedirte del hospital. Es un momento difícil, no sabes muy bien cómo sentirte.

Mientras caminaba hacia mi último tratamiento, no pude evitar que se me aguaran los ojos al recordar todo lo que me llevó hasta ese momento. Lloré porque vuelvo al hospital para hacerme un tratamiento tonto, pero tengo miedo.

Lloré porque mi cuerpo me ama más de lo que creo. Porque ha soportado tanto dolor, tantas manos, tantas agujas. Lloré porque miro hacia atrás y van dos años de tratamientos contra el cáncer. Y es ahora que finalmente voy viendo la luz

Lloré porque hoy es otro día para seguir diciéndole que sí a la vida. Lloré porque doy G.R.A.C.I.A.S por todas las lecciones que he aprendido en este viaje

Y luego de todo eso, me acordé de sonreír, porque estoy aquí con Uds. contando mi historia. Mi recuperación. A las que están en ello, mi mensaje de fuerza y amor. Comienza y termina tu día queriéndote a ti misma

Reconoce tu valor en las pequeñas batallas. No hay nada mas poderoso que creer y tener Fe en uno mismo para recuperarse

Carla

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .